EXPOSICIÓN

FRANCESCA WOODMAN.
Ser un ángel / On being an angel

3/10/19 al 5/01/20

SOBRE LA ARTISTA

De Francesca Woodman (Denver, 1958 - Nueva York, 1981) se ha dicho que era excéntrica, introvertida, apasionada, carismática, provocadora, muy teatral, que estaba frenéticamente obsesionada con su imagen y con la búsqueda del yo… Esta inquietante fotógrafa comenzó a tomar imágenes en blanco y negro con tan sólo 13 años de edad, cuando una cámara Rollei japonesa de imitación le cambió la vida. Una vida muy breve que se apagó a los 23 años, cuando decidió sentarse en el alféizar de su ventana en el Lower East neoyorquino y se dejó caer al vacío.

Con un talento innato y precoz, Woodman creó un corpus fotográfico impregnado de simbolismo. Sus imágenes están centradas fundamentalmente en el cuerpo de la mujer en general y en ella misma en particular. Se autorretrató desnuda, retorcida, semioculta, disfrazada y desdibujada en lugares abandonados, casi fantasmagóricos. En sus fotografías solemos encontrar referencias a una belleza frágil y etérea, a la vez de tenebrosa y, en muchos casos, en escenarios bucólicos y decadentes.


SOBRE LA EXPOSICIÓN

Francesca Woodman. Ser un ángelorganizada junto al Moderna Museet de Estocolomo en el último trimestre de 2019, incluía una representación de la mayor parte de las series fotográficas de la artista y sus conjuntos temáticos de Francesca Woodman.

En total, formaron parte de la muestra 102 fotografías y 6 cortometrajes de Woodman, convertida tras su precoz muerte en una fotógrafa de culto que, a día de hoy, sigue generando debate y preguntas sin respuesta. Todo ello parte de ese halo de misterio que rodea a su figura y que estaba presente en cada una de las fotografías de esta exposición, cuyo título hace referencia a uno de los temas preferidos de la artista a la hora de representar su cuerpo y su rostro: “ser un ángel”.